El éxito de Sixto

La historia de ‘Searching for Sugar Man’ tiene un cariz extraordinario, es de las que merece la pena contar. Sixto Rodríguez era un ‘songwriter’ talentoso que grabó dos discos hermosos y cálidos. La industria musical de su tiempo, sin embargo, le condenó al malditismo, que en su caso se tradujo en una sencilla vida de curriqui. Tuvieron que pasar dos décadas para que este mestizo de Detroit, un cruce entre los siempre reivindicables LOVE y el Dylan más callejero y sentimental, saboreara el éxito ante un público entregadísimo que le quedaba bien lejos: Sudáfrica para más señas. Él no lo sabía, pero allí era un músico conocido desde principios de los setenta. Carne de documental, la película triunfó en el 10º In-Edit de Barcelona y ahora ocupa el cartel de nuestro Albéniz, el cine que se ocupa de estas cosas. Películas Documentales para Enfermos de la Música Pop, escribiría Kiko Amat.

Otro Sixto, en este caso apellidado Martín, lidera The Loud Residents, joven banda que puja por hacerse un hueco, por lo pronto, en la escena local. Apadrina la producción de su mini-LP Pablo Garrido (Tom Cary), lo cual le honra: hay que ser generosos con las generaciones chicas. Eso sí, el problema generacional que se van a encontrar los muchachos es el de la saturación de contenidos. Que a su vez genera lo que algunos llaman la “guerra de la atención”, encarnizada, con las redes sociales como necesaria lanzadera y también, en un descuido, como indeseable fosa común. Resultaría triste que algunos quedasen enterrados entre tanta propuesta, aunque el signo de los tiempos invite a pensar que el amateurismo va a ser muy generalizado. Dudo que vuelva a ocurrir como en los albores de la democracia, cuando las minúsculas escenas del ‘underground’ se lo guisaban y se lo comían hasta que llegaban a los grandes públicos o al ‘establishment’ cultural (‘La revolución divertida’, ensayo de Ramón González Ferriz, realiza una refrescante revisión del caso español, reconociendo victorias y desmontando mitos al respecto). Porque este siglo arranca a la inversa: los creadores son multitud y han de pelear por la profesionalización ante un mercado-público decisivo y sin respaldo institucional.

(Columna publicada el 4 de marzo de 2013 en las páginas de Cultura y Sociedad de Diario SUR, con el nombre de Sueño 115)

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *