Una entre muchas (Una)

Detrás de un suceso como el del Destripador de Yorkshire hay, y la historia real de Una lo demuestra, un contexto social que justificaba la violencia contra las mujeres. O al menos contra las “sin reputación”. Los cánticos de los hinchas del Leeds banalizaban aquellos crímenes mientras la autora de esta novela gráfica –que tiene mucho de protesta sosegada– vivía atragantada en su vergüenza como víctima. Su niñez y juventud sufrieron un clima misógino en el que los recortes de prensa de la época, utilizados a lo largo del cómic, constituyen el documento inapelable. Un dibujo sencillo que convierte el detalle en drama, así como esos caligramas rondando trazos poéticos y las ilustraciones donde manda el subconsciente convierten este relato en un grito mudo cargado de dolor.

Una entre muchas

Siempre culpable, hasta que demuestres lo contrario.

(Reseña publicada en el número de mayo de 2016 de Rockdelux, dentro de la sección de Cómics) 

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *