Vidas de chavs femeninas

Rosario Izquierdo Chaparro (Huelva, 1964) no lo sabe, pero es la primera vez que una autora me firma su libro. ‘Diario de campo’ (Caballo de Troya, 2013), en este caso. Esto es anecdótico e irrelevante, lo sé. Su dedicatoria, en cambio, no lo es:

Querida Isabel:

Ojalá que su ritmo te llegue.

Ojalá tu mirada acompañe la mía…

Mil besos,

Charo

Porque, además del cariño evidente mostrado, y del guiño a mi condición de batería, la autora ha sido absolutamente premonitoria. Uno de los aspectos más positivos que deben destacarse de esta especie de novela -luego aclaro lo de especie, porque se supone que la obra de Izquierdo amalgama géneros- es el ritmo que tiene. Un ritmo que quizá tenga que ver con el jazz al que se entrega la protagonista, sin nombre, cuando acude a sumergirse en whisky al calor de improvisaciones de club (ese reencuentro con la vida adulta divertida). Pero un ritmo, en definitiva, que resulta irresistible, y que reside principalmente en cómo cada personaje que aparece “habla”: ese hilo de declaraciones, de narraciones de las entrevistadas, que son varias, va de una persona a otra, una mujer a otra sobre todo, sin apenas sobresaltos. Es que en todo momento sabes quién está hablando; esto, para mí, es un hallazgo de estilo deslumbrante.

Que deja, sin lugar a dudas, con ganas de más.

dedicatoria Charo

Diario de campo, o el ritmo de la palabra.

La ciudad, esbozada de manera que cualquiera pueda realizar la traslación del gueto a la suya propia, emerge como escenario de vidas poco caras a esa ficción que nos quieren hacer pasar por universal, y que a estas alturas reconocemos como masculina. Esas vidas de chavs -como dirían en Gran Bretaña- golpean a base de realismo, sí, e igualmente se sobreponen a los estereotipos. Como cuando la protagonista, socióloga que ha estado en la reserva doméstica demasiado tiempo (he ahí el otro gran tema del libro), desarrolla un estudio de las redes sociales físicas en que se mueven unas jóvenes que no por haber sido excluidas carecen de heroínas. Como puedan ser sus abuelas, por ejemplo.

La novela se nutre de los resultados de un trabajo de campo en el que las anotaciones y entrevistas son fundamentales y nos revelan una realidad donde la cuestión del género nos une, a un lado y otro de las fronteras invisibles. La precariedad como prima hermana rica de la exclusión social aparece aquí en toda su rotundidad, y es aquí donde mi mirada acompañaría a la de la protagonista de Charo. Resulta imposible no identificarse ante la rebelión personal con respecto a un sistema que hace aguas cuando eres medianamente inteligente y sabes que el tiempo es una especie de riqueza que se escurre entre los dedos. Otra cuestión que palpita en la historia es la disyuntiva en que nos sumen los mandatos del género femenino, tan dados en joderte la vida de una manera o de otra, puesto que son mandatos exigentes. Escapar de alguno de ellos, o de todos ellos incluso, te convierte en alguien ligeramente exótico e incomprendido a ojos de mucha gente.

Que ‘Diario de campo’ sea novela, autoficción e incluso ensayo con apariencia literaria dota a la obra de un interés extra, todavía más fronterizo, como su autora misma. Resulta pasmosamente fácil introducirse en el día de a día de la protagonista y de cada uno de los personajes que desfilan a lo largo del libro. Perfiles humanos que se muestran en toda su complejidad, y que abordan lo que necesariamente afecta, de modo violento o sutil, a la mitad de la población. Desde el reloj biológico retrasado de las universitarias al retiro voluntario de la protagonista, a embarazos prematuros de adolescentes que se repiten generación tras generación, o al código de vestimenta de raigambre integrista que tanto perturba a la narradora desde el estadio del feminismo que en el siglo XXI va oliendo a victoria.

Todo cuenta, nada sobra. Pero lo mejor es cómo está contado, narrado. Diría que parece, casi, vivido. Pero eso es mucho decir por mi parte.

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *